jueves, 24 de abril de 2008

La primavera



Ya alegra la campiña, la fresca primavera; el bosque y la pradera renuevan su verdor. Con silbo de las ramas los árboles vecinos acompañan los trinos del dulce ruiseñor. Este es el tiempo, Silvio, el tiempo del amor.


Escucha cual susurra el arroyuelo manso; al sueño y al descanso con vida su rumor. ¡Qué amena está la orilla! ¡Qué clara la corriente! ¿Cuándo exhaló el ambiente más delicioso olor? Este es el tiempo, Silvio, el tiempo del amor.


Más bulla y más temprana alumbra ya la aurora; el sol los campos dora con otro resplandor. Desnudase los montes del duro y triste hielo,y vistiese ya el cielo del más variado color. Este es el tiempo, Silvio, el tiempo del amor.


Las aves se enamoran, los peces, los ganados, y aun se aman enlazados el árbol y la flor. Naturaleza toda, cobrando nueva vida, aplaude la venida de mayo bienhechor. Este es el tiempo, Silvio, el tiempo del amor.


Autor: Tomás de Iriarte

3 comentarios:

Marijolamejo dijo...

Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales,
jugando llamarán;

pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha al contemplar;
aquellas que aprendieron nuestros nombres,
esas... ¡no volverán!

Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde, aun mas hermosas,
sus flores abrirán;

pero aquellas cuajadas de rocío,
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer, como lágrimas del día...
esas... ¡no volverán!

Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón, de su profundo sueño
tal vez despertará;

pero mudo y absorto y de rodillas
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido... desengáñate,
¡así no te querrán!
G.A.Bécquer

Abel dijo...

Pues sip, y la primavera... la sangre altera. Un beso.

Reme dijo...

la primavera llegó que si, que no que dio color a mi corazon y plores a tu primavera.... ole oleee